Infertilidad

Infertilidad.

Infertilidad significa que usted no puede tener un concebir un bebé.

La infertilidad se clasifica en dos categorías:

  • La infertilidad primaria se refiere a las parejas que nunca han podido quedar en embarazo después de al menos un año de relaciones sexuales (coito) sin protección.
  • La infertilidad secundaria se refiere a las parejas que han estado embarazadas al menos una vez, pero nunca después.

Causas.

INFERTILIDAD FEMENINA:

La infertilidad femenina puede ocurrir cuando:
  • Un óvulo fecundado o el embrión no sobrevive una vez que se fija al revestimiento del útero (matriz).
  • El óvulo fecundado no se fija al revestimiento del útero.
  • Los óvulos no pueden movilizarse desde el ovario hasta el útero.
  • Los ovarios tienen problemas para producir óvulos.
La infertilidad femenina puede ser causada por:
  • Trastornos autoimmunitarios, como el síndrome antifosfolípídico (SAFL).
  • Cáncer o tumor.
  • Trastornos de la coagulación.
  • Diabetes.
  • Neoplasias (como miomas o pólipos) en el útero y el cuello uterino.
  • Defectos congénitos que afectan el tracto reproductor.
  • Ejercicio excesivo.
  • Trastornos alimentarios o desnutrición.
  • Uso de ciertos medicamentos, entre ellos fármacos quimioterapéuticos.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Obesidad.
  • Edad avanzada.
  • Quistes ováricos y síndrome de ovario poliquístico (SOPQ).
  • Infección pélvica o enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).
  • Cicatrización a raíz de infección de transmisión sexual o endometriosis.
  • Cirugía para prevenir el embarazo (ligadura de trompas) o falla de la cirugía de recanalización de trompas.
  • Enfermedad tiroidea.
  • Muy poca o demasiada cantidad de ciertas hormonas.

INFERTILIDAD MASCULINA:

La infertilidad masculina puede deberse a:
  • Una disminución en el número de espermatozoides.
  • Espermatozoides que resultan bloqueados y no pueden ser liberados.
  • Espermatozoides que no funcionan adecuadamente.
La infertilidad masculina puede ser causada por:
  • Contaminantes medioambientales
  • Exposición a mucho calor durante períodos prolongados
  • Anomalías congénitas
  • Consumo compulsivo de alcohol, marihuana o cocaína
  • Muy pocas o demasiadas hormonas
  • Impotencia
  • Infección
  • Edad avanzada
  • Tratamientos para el cáncer, entre ellos quimioterapia y radiación
  • Cicatrización a raíz de enfermedades de transmisión sexual, lesión o cirugía
  • Cirugía para prevenir el embarazo (vasectomía) o falla de la vasovasostomía
  • Eyaculación retrógrada
  • Tabaquismo
  • Consumo de ciertos fármacos, como cimetidina, espironolactona y nitrofurantoina

Las posibilidades de quedar en embarazo en parejas saludables menores de 30 años y que tengan relaciones con regularidad es aproximadamente de un 25 a un 30% mensual.

El punto de máxima fertilidad de una mujer está a comienzos de los 20 años de edad. Después de los 35 años, y especialmente después de los 40, las probabilidades de que una mujer quede embarazada disminuyen considerablemente.